abril 24, 2018 Noticias No hay comentarios

La caída de cabello es mucho más que un tema estético, es un problema que también influye en el estado de ánimo. Cuando un hombre comienza a perder pelo, se empieza a sentir mal porque se ve más viejo y desmejorado. La alopecia o calvicie es la pérdida excesiva de cabello en el cuero cabelludo. ¿Hay más gente que hoy sufre esta enfermedad? Se podría decir que sí, ya que el estrés juega un papel clave en el desarrollo, aunque también la testosterona y la genética son factores importantes.

En el pasado, algunos jóvenes que perdían pelo sentían vergüenza e intentaban cualquier tipo de remedio casero para combatirlo. No estaba socialmente aceptado ser “pelado”. Dos de las personas que se afeitaron su cabeza y comenzaron a ponerlo de moda a nivel mundial podrían ser el actor Bruce Willis y el tenista Andre Agassi. A partir de ese momento, varios jóvenes se sintieron más cómodos, se afeitaron su cabeza y experimentaron un alivio.

La caída de cabello no sólo implica un tema estético sino que también afecta a los adultos jóvenes a nivel emocional. Cuando un hombre comienza a perder pelo, se empieza a sentir mal porque se ve más viejo, y algunos pueden llegar a tener una sensación extraña como sentir que su masculinidad está siendo afectada. Algunos hasta tienen miedo de dejar ser atractivos para su pareja. Es un momento difícil que la mayoría de los hombres viven en algún momento de su vida. Por ese motivo, los medicamentos y las cirugías capilares son uno de los productos comerciales, y procedimientos más populares a nivel mundial.

Se estima que el cabello de nuestra cabeza crece a una tasa de 15 cm/año, el cuero cabelludo tiene alrededor de 150.000 pelos, y se pierden hasta 100 de ellos por día. Cada folículo tiene su propio ciclo de vida.

Hay 2 tipos de alopecia más frecuentes, androgénica y areata. El tipo androgénico, es una enfermedad genética que afecta más comúnmente a los hombres causando que el pelo se caiga inicialmente por encima de las sienes, y se produzcan las famosas ‘’entradas’’. En este caso tiene un rol clave un andrógeno, la testosterona, y la participación de los genes EDA2R y AR ambos localizados en el cromosoma X. El gen AR tiene la información la síntesis del receptor de andrógenos, lo que demuestra como la genética forma parte íntimamente del mecanismo biológico de este tipo de calvicie.

Otro tipo, es la llamada alopecia areata que suele comenzar de manera sorpresiva y produce una caída del cabello en parches en niños y adultos jóvenes. Sin embargo, en aproximadamente el 90% de las personas, el cabello vuelve a crecer en pocos años. Esta variante es una enfermedad autoinmune que se produce cuando el sistema inmune por error genera una reacción inflamatoria, ataca los folículos pilosos, y los destruye, causando la pérdida de pelo en forma de parches lisos y redondos. Se estima que 1 de cada 5 personas con esta enfermedad tienen antecedentes familiares, y de otras enfermedades autoinmunes. Se identificaron múltiples genes que participan en el mecanismo de la inflamación autoinmunitaria.

En el caso de la alopecia androgénica hay 2 medicamentos que utilizan para el tratamiento como minoxidil y finasteride. Y, la otra opción que suma cada día más adeptos son los implantes capilares, que han tenido un éxito contundente. Podríamos decir que este procedimiento quirúrgico es tan buscado por los hombres, como lo hacen las mujeres con el Botox para tratar las arrugas.

La calvicie es hereditaria aunque su forma de transmisión es incierta. Si observas a un padre y a su hijo, vas a ver que en la mayoría de los casos tienen el mismo tipo de alopecia, o sea, tienen las mismas “entradas”. Pero, también tenemos que tener en cuenta que el estrés es un factor de riesgo importante en la caída del cabello. Por lo tanto, tener una predisposición genética en un contexto estresante hace que en la actualidad los jóvenes desarrollen esta enfermedad a una edad más temprana que sus padres, una situación que no solo los afecta estéticamente, sino también emocionalmente.

Escrito por Más Capilar